GENESIS ENERGÍA OPTA POR MÁS OPCIONES

Cuando una de tus turbinas hidroeléctricas ha sido instalada antesd e 1930 y es momento para rehabilitarla, se requiere una tecnología que te ofrezca el mayor número de opciones, ya que realmente no hay manera de saber que te vas a encontrar...

Tecnología que dispone el Thordon ThorPlas, un plástico técnico cristalino y homogeneo en todo el espesor de pared.

Genesis Energy compreto el proyecto de rehabilitación de sus máquinas 1, 2 y 7 de la Central Hidroeléctrica de Tuai en Nueva Zelanda en marzo del 2009.

El material ThorPlas fue elegido como la mejor opción para la rehabilitación de sus turbinas Francis.

alt

Los cojinetes Thordon fueron preparados para las palas de distribución (alto, medio y bajo) midiendo cada uno de los alojamientos, posteriormente se mecanizaron los 24 cojinetes. Genesis también diseño una pequeña valona para añadirle más retención axial.

Los cojinetes di timonería y del servo motor también se sustituyeron por el Thorplas.

Preguntamos a Ian Meredith, del equipo de ingeniería de la sección hidráulica de Genesis “¿Por qué elegisteis ThorPlas?” a lo que contestó Ian “Lo primero de todo, investigué el material y llame a algunos colegas del mundillo de la industria hidroeléctrica en Nueva Zelanda que ya habían utilizado el ThorPlas, los cuales me presentaron informes muy favorables sobre este material”

 

alt“Me pareció que el ThorPlas utilizaba unas holguras de trabajo muy pequeñas aun no teniendo un espesor de pared pequeño, tampoco necesita una carcasa exterior o una camisa. Podíamos comprarlo en forma de tubo y decir a la gente que instala como mecanizarlos según nuestras especificaciones tal y como necesitamos – un verdadero plus cuando estás haciendo una rehabilitación de una turbina”

Nuestros contratistas MB Century, encontraron el material muy fácil para mecanizar, sin sacar polvo tóxico. Para instalar los cojinetes siguieron los pasos que salían en el manual que se les envió en donde aparecía que se aconsejaba usar hielo seco.

 

alt

 

Estos no son los únicos pluses. Cuando todo estaba instalado, vimos que se necesitaba menos fuerza para mover las palas, con lo que descubrimos que habíamos disminuido la fricción entre los cojinetes y el eje.

Durante el proyecto, nos dimos cuenta que necesitábamos más material del que pensamos en un principio puesto que se tenían que remplazar otros cojinetes, y cuando lo pedimos, nos dieron un plazo de entrega casi inmediato, con lo que gracias a ello no nos retrasamos en la rehabilitación.